Rubén Pruna. Marchenero en China.

En la segunda entrega de esta sección tenemos una suculenta entrevista a nuestro entrañable paisano Rubén Pruna, un joven e inquieto marchenero que lleva ya ocho meses en Beijing.  A quienes conocéis a Rubén no os sorprenderá probablemente su aventura y su madurez dentro de lo joven que es.

En Galería Marchena consideramos que es un orgullo para Marchena contar con Rubén como conciudadano, y les hacemos llegar esta entrevista íntegramente, agradeciéndole el tiempo que nos ha dedicado.  Asímismo animamos a todos los jóvenes a intentar sortear las dificultades como él lo está haciendo, y celebramos la idea siempre subyacente de volver a casa a aplicar y desarrollar los conocimientos adquiridos.

 

¿Rubén eres Pekinés de toda la vida o de adopción?
Para nada, ni siquiera de adopción. Soy un Marchenero que está de paso aunque lleve ya 8 meses correlativos más los que me queden. Digamos que Beijing (me gusta llamarla así más que Pekín) es un primer destino de unos cuantos más por los que me gustaría pasar.

Rubén en la MurallaRubén en la Muralla¿Como surgió la aventura y cuáles fueron los motivos?
Aunque los motivos han sido diversos, esto tiene un trasfondo claro y lejano: A casi todo el mundo nos gusta viajar, pero en plan de vivir fuera, conocer otras culturas y aprender a adaptarse a otros lugares y costumbres, ya es otra cosa. Cuando era pequeño me bebía literalmente los libros de las aventuras de Tintín, con las que aluciné y me calaron hondo. Por eso siempre me fascinó el mundo de los exploradores, los aventureros, el mochileo y el conocer mundo. Pero claro, una cosa es la ilusión, y otra el que estuviera a mi alcance.

Conforme crecí, los deportes de aventura y las pequeñas escapadas con tienda de campaña han sido parte de mi vida, pero por diversas razones nunca tuve la oportunidad de hacerme con alguna beca Erasmus o prepararme lo suficiente para salir a vivir unos años al extranjero, donde se desarrollan y aprenden multitud de habilidades, aptitudes y conocimientos que van desde los aspectos culturales e idioma, hasta los valores personales y el enriquecimiento personal, pasando por tener la oportunidad de conocer al tipo de personas que te abren la mente y aportan ideas para futuros proyectos, negocios o planes.

Finalmente, hace ya año y medio me quedé desempleado y, ya que las condiciones económicas en España eran desastrosas, tras meditarlo mucho, aproveché para quitarme la espinita y marcharme lejos para coger experiencia y seguir aprendiendo las cosas que no te enseñan en las Universidades, las que se aprenden viajando por el mundo.

Torrijas en chinoTorrijas en chinoEvidentemente, para estar en Beijing hay que tener una formación ¿de qué tipo?
Básicamente soy diplomado en C.C. Empresariales, pero tengo otras formaciones complementarias y muchísimos títulos de todo, que aquí no me valen de mucho, lo que vale es demostrar lo que sabes hacer; por otro lado comencé a estudiar chino por hobby en 2008 pero de forma muy dilatada, por lo que decidí marcharme en principio a China para mejorar el idioma. Este idioma no se puede comparar con ningún otro y es harto difícil. Cuando llegué aquí me di cuenta de que apenas sabía nada. Hoy por hoy ya me puedo defender en el idioma local, que eso para mi ya significa muchísimo tras años de esfuerzo. En la otra cara está el inglés que con eso me arreglo en cualquier lado y es lo que me ha salvado la mayoría de las veces.

¿A qué te dedicas en china?
En primer lugar llegué con la idea de machacarme en una academia de chino y buscarme algún trabajillo a media jornada para poder mantenerme. Aquí todo funciona por contactos, por lo que al principio me costó tanto adaptarme como hacerme un hueco. Al fin encontré un trabajo de traductor de inglés a español en el departamento de Marketing de una empresa de software. A día de hoy, además de eso, lo compagino como profesor de español en una academia y he rechazado otras tantas oportunidades de trabajo, lo que en España se calificaría como de milagro.

Tampoco mis condiciones son las mejores, porque Beijing es muy cara (ciudad más cara de Asia por detrás de Tokio) y todo está muy lejos, por lo que aunque el metro va de maravilla, aún se consume mucho tiempo y energía el moverse por la ciudad.

¿Es difícil la importación de productos en China? ¿Podrían los productos marcheneros conquistar el lejano oriente?
Es complicado montar algo porque en primer lugar es obligatorio tener un socio Chino, luego dominar bien el idioma o contratar intermediarios y por último intentar que los productos calen, pues no hay que olvidar que aunque todo lo Europeo está considerado de calidad suprema, los gustos, por su cultura son muy diferentes. No es fácil.

¿Productos marcheneros? Pipas, tortas de manteca y churros se comen aquí a diario, pero las aceitunas no están muy extendidas ya por costumbre, ya por el precio de producto importado. Más que negocio para importar productos, hay negocio para montarse aquí, por ejemplo un restaurante Español (los que hay son muy caros)... pero hay que tener ganas de quedarse a vivir.

¿Qué conoce el chino de a pie de España?, ¿conocen algo de Andalucía?
Bueno, esta es la parte más triste con la que me toca lidiar diariamente y en la que intento hacer de embajador de mi tierra lo mejor posible. Cuando dejo caer que soy de España, inmediatamente me dicen “dòuniú” (toros) o bien “Barcelona”. No conocen nada más. Ni siquiera saben situarlo en el mapa. A partir de ahí dependiendo de si la persona es joven, ha viajado o le gustan los deportes, ya conocen algo más, pero cosas sueltas.
El concepto de belleza chino aún es feudal, y les gusta estar blancos. Por eso cuando les hablo de mi tierra se asustan cuando les cuento acerca del fabuloso sol que tenemos.

Cultura chinaCultura china

Existe un tópico que dice que los españoles y los chinos, en su carácter son muy parecidos, ¿cómo lo ves?
Cuanto más viajas, más se van desmontando los tópicos y creencias. Aunque hay de todo, pienso que para algunas cosas son parecidos, como en el tema de la unión familiar, el salir a comer con amigos o las siestas que se pegan (aquí la siesta es sagrada). Pero sin embargo las diferencias obviamente son más notables. Aquí se tratan de evitar los enfrentamientos directos cuando hay problemas, el respeto tanto a los mayores como a cualquier rango jerárquico es absoluto. Ellos están acostumbrados a trabajar en equipo, por las tantísimas horas que pasan en el trabajo, sin embargo los Españoles pienso que son más individualistas excepto para la fiesta. Pero si es cierto que entre japoneses, coreanos y chinos, estos últimos son más parecidos a los españoles.

 

 

polución en Beijingpolución en Beijing

¿Qué echas en falta de Marchena, además de tú familia y amigos?
Mi familia y mis amigos para mi ya son suficiente y bastante motivo, pero en general echo de menos la calidad de la comida, del agua y del aire, ya que aquí la polución es un problema importante. La comida básica (pasta, arroz, vegetales...) es barata pero si quieres variedad y calidad, el precio es mayor incluso que en España (aceite, quesos, yogurt,  lácteos en general, café, chocolate, pan europeo, atún, miel,...). Echo de menos la cervecita con aceitunitas en la puerta de un bar, moverme por lugares que no estén masificados..., hay muchísimos detalles que añoro, pero que se ven compensadas con nuevas costumbres que estoy aprendiendo.

Gastronomía chinaGastronomía china¿Como llevas el tema de la gastronomía? ¿Echas de menos algún sabor o plato en especial?
Aquí tengo que romper una lanza en favor de los chinos. La comida China es espectacular si uno es capaz de cambiar el chip. En Beijing hay inmigrantes de todas partes de China por lo que existen decenas de miles de cuchitriles de comida muy variada que no tienen nada que ver con los restaurantes chinos que hay en España. Aquí los platos se basan en el arroz o pasta en sustitución del pan, que se completan con vegetales, algo de carne y muchísimos condimentos que generalmente se debaten en una escala de sabores entre lo dulce y lo picante. Me di cuenta lo práctico que pueden ser los palillos y ya casi olvidé como se coge un tenedor.
Como cocino en casa, no echo en falta muchos platos. Si acaso un buen serranito, que para hacerlo aquí me faltaría un buen bollo de pan y una loncha de jamón; echo de menos un buen desayuno de tostadas o molletes acompañados de un buen café con leche. Y como no... echo de menos algunos platos de mi madre.

¿Qué es lo mejor de la cultura china?
La cultura China siempre se ha basado en hacer vida en armonía, con respeto por los elementos del entorno; aunque la densidad de población dificulta esto prácticamente en cualquier lado, se palpa en la mentalidad. A la gente le encanta por lo general hacer ejercicio, bien  en la naturaleza o donde se pueda. Pero aparte las relaciones humanas son muy importantes, y están antes que los negocios; así que lo que prevalece en esta cultura es el sentimiento de unidad de grupo: Trabajan en equipo y se respetan mutuamente; este es y será el secreto de su éxito en el futuro.

Templo del CieloTemplo del Cielo

Tradición y modernidad: El templo del cielo vs. la sede de la TV China de 232 m.Tradición y modernidad: El templo del cielo vs. la sede de la TV China de 232 m.Cuando China despierte el mundo temblará, frase de todos conocida, de Napoleón, ¿crees que está despierta o todavía esta dormitando?

Está más despierta que nunca, ahí están los datos; pero el pueblo llano no es consciente de sus posibilidades, tan solo el Gobierno, que aun con su corrupción interna, maneja la situación. Los chinos nos ven a los extranjeros como eminencias con dinero, algo así como ver en Marchena a un alemán en los años 70. No comprenden que yo venga aquí a buscarme la vida, pues Europa y América es el sueño dorado de ellos y todo lo que venga de allí es de calidad. De hecho ellos no quieren copias, quieren todo original.

China está creciendo de forma espectacular. Están viviendo una época de crecimiento y derroche tal que en mi opinión están cometiendo los mismos errores que en España en los años previos a la Crisis: tarde o temprano sufrirán una catástrofe, aunque no se diga. Pero claro, aquí las cosas se solucionan de forma diferente. Para empezar, las manifestaciones están prohibidas y lo que diga el Gobierno va a misa.

La mentalidad de grupo que caracteriza a los chinos, hace que pese a las dificultades que tengan, continúen creciendo como un pueblo unido y calculador.

Y por último, ¿vuelves o continuas la aventura unos años más?
Esa es la duda que me asalta cada noche. Por un lado claro que me encantaría volver para estar con mi gente y poder hacer vida en mi tierra, pero por ahora no hay ofertas laborales que me permitan retornar; por otro lado, ahora que conseguí salir de la zona de confort, tengo que aprovechar esta oportunidad que me será más difícil mantener en el futuro. Todas las noticias que leo de España cada día son más desalentadoras, y aquí sin embargo trabajo, aprendo, viajo... , por eso, si vuelvo ahora, todo será muy bonito, pero no habrá cambiado nada, ni yo habré aprendido lo suficiente. Mientras me ajuste a mi presupuesto podré seguir, bien aquí o bien en cualquier otro país. Y cuando llegue el momento, volveré, o al menos esa es la idea.